Procedimiento

Mediante un relevamiento realizado en escuelas y barrios de sectores altamente carenciados FONBEC detecta estudiantes que reúnan 3 requisitos: altas calificaciones, problemas económicos que pongan en riesgo su capacitación y buena conducta.

Este relevamiento se realiza a través de familiares, vecinos y fundamentalmente de los/as preceptores/as y docentes de las escuelas seleccionadas, quienes por su relación

personalizada con los alumnos tienen acceso no solo a la información relativa a sus estudios sino también a su condición socioeconómica y personal.

Una vez que estas personas aceptan colaborar como voluntarios de FONBEC en esta tarea comienzan a integrar la red de mediadores/mediadoras, es decir que inician su labor “mediando” entre la Fundación y el futuro becario, si bien más adelante se constituirán en el pilar fundamental del seguimiento y apoyo a los beneficiarios.

Los niños y jóvenes pre-seleccionados por los mediadores, deben completar una solicitud que es elevada a las autoridades de FONBEC que es quien asigna las becas.

Es importante resaltar el concepto de beca en tanto y en cuanto no es una asignación económica indiscriminada, sino un premio, un incentivo para aquéllos que demuestran previamente cumplir los requisitos para acceder a ella.

Una vez que el estudiante ha sido elegido como becario, se le asigna un padrino, quien aportará una pequeña suma mensual durante el ciclo lectivo con la cual el becario podrá costear los gastos de su educación, comprar calzado, elementos personales y aún colaborar en su hogar. El aporte se realiza mensualmente para facilitar que el becado aprenda a administrar esos recursos por sus propios medios.

FONBEC imputa según la beca el 15 o el 20% de esa suma a gastos de operativos y se hace responsable de que el monto de la beca llegue directamente a las manos de sus becarios.

Cada mes, al recibir su beca, el ahijado debe escribir una carta a su padrino dando cuenta de que ha recibido el dinero.